Mi cuñada Ingrid



Por Lido

Hola!
Debido a que soy un asiduo lector de los relatos eróticos, creo que al fin me he decidido a contar esta historia real que la he mantenido oculta durante muchos años y la cual me inició en el camino del sexo y pienso que debo compartirla con todos ustedes.

Desde muy pequeño, cuando apenas contaba con seis años de edad, me empezaron a atraer sobremanera los senos de las mujeres, creo que se debía, a que mis primas, cuñadas y tías por lo mismo que era muy niño, se desnudaban frente a mi como si no existiera y es ahí donde precisamente empiezo a observar a una prima que era linda, con un cuerpo fenomenal y unas tetas impresionantes, ella llegaba a almorzar todos los días a mi casa ya que debía regresar a su trabajo por la tarde, entonces en ese lapso entraba a mi habitación a quitarse la ropa que traía y ponerse algo mas cómodo para la hora de ir a almorzar. Durante mucho tiempo sucedió esto hasta que mi padre compró una casa en una zona residencial, por lo que ya a mi prima le quedaba muy lejos de su trabajo ir a almorzar a mi nueva casa.

Cuando contaba con nueve años de edad y ya era un fanático de las revistas de mujeres desnudas, nació mi segundo sobrino, hijo de mi hermano mayor y su esposa mi queridísima cuñada Ingrid, debo comentar que soy el último de cinco hermanos varones, que era verdaderamente una belleza, y envidia de muchas mujeres, por su porte y excelente figura, era una mujer de aproximadamente 1.66 m. de estatura, de cabellos sumamente negros que llegaban hasta sus hombros de tez muy blanca, unos hermosos ojos negros muy grandes y una cejas largas bastante pobladas pero perfectamente delineadas, de nariz pequeña muy perfilada y unos estupendos labios carnosos que la hacían muy sensual en su boca pequeña. Su cuerpo era espectacular, contaba con unas enormes tetas, una cintura bastante pequeña, para ser mamá por segunda vez y un culo prodigioso, sumamente perfecto, ancha de caderas y bastante salido, sus piernas eran contorneadas desde los muslos hasta las pantorrillas y de pies pequeños.

Mi madre, que es una mujer criada bastante a la antigua, cuando mi cuñada Ingrid le daba de lactar a su bebé, no me permitía que entre a la habitación de ésta, tanto así que nunca presté atención a cuando lactaba mi sobrino, hasta que un día Ingrid estaba dando de lactar y me llamó para alcanzarle el babero que estaba lejos de ella, inocentemente acudí al llamado pensando que había terminado de atender al niño, ya que ella sabía que mi madre me tenía prohibido entrar a su habitación cuando estaba atendiendo al bebé. Y OH! sorpresa, me encontré con un espectáculo que me dejó con la boca abierta... Ingrid estaba dándole de lactar a mi sobrino, era una teta inmensa blanca producto de la lactancia con una aureola marrón no muy oscura muy grande y un pezón fabuloso, cual habría sido mi expresión que ella solo atinó a sonreír, claro que inmediatamente mi pene se puso en una erección inaguantable. A partir de ese día hasta los ocho meses que cumplió mi sobrino no dejé de acompañar!
a mi linda cuñada ni un solo día, lo que percaté y me llamó bastante la atención a mis cortos diez años era que le encantaba que la mirara, ella en ese entonces contaba con 25 años, ya que cuando terminaba de amamantar al niño, me lo alcanzaba para que lo cargara mientras ella se sacaba las dos tetas para aseárselas con un algodón, al comienzo me daba la espalda me parece que por recato, pero sin embargo por los costados de la espalda podía apreciar esos inmensos trozos de carne bamboleantes que se aproximaban y eran los que me hacían terminar en una inmensa paja, pero luego cierto día, creo que por descuido y bastante confianza por lo que andaba todo el rato con ella, volteó de improviso para tomar un brasier limpio y me encontré frente a frente con sus enormes tetas, a lo que ella comentó, ¡uuyyy! Bueno, ya me las has visto bastantes veces y no creo que te asustes ahora, yo estaba mudo, no sabía que decir, pero sin embargo se me ocurrió decirle, que me parecía raro que t!
odos los días me diera la espalda para asearse, si ya me había familiarizado bastante con su cuerpo y que sus senos eran hermosos. A ella le encantó el comentario, se vio reflejado en su rostro. De ahí en adelante jamás me dio la espalda para asearse, siempre lo hacía frente a mi, con lo cual muchas veces hacía que terminara ahí parado, mirándola, sin darme tiempo de correr a mi habitación para pajearme. Que días mas fabulosos pasé contemplando este divino espectáculo, hasta que tuvo que llegar ese día tan nefasto para mí, ella dejó de amamantar al niño, pero debo resaltar que continué durante varios años haciéndome una pajas de lo mas increíble tan solo pensando en esos maravillosos momentos. Pasó un buen tiempo, tratando de ver la forma como verla nuevamente por lo menos semi desnuda, pero nada, la noté mas cuidadosa conmigo, una que otra vez que se cambiaba la blusa frente a mi, donde parecía que el sostén iba a reventar, por sus enormes tetas pero nada mas. Hasta que vin!
o una nueva oportunidad, una noche que nos habíamos quedado solos ella con sus dos pequeños y yo, me llamó a su habitación para que la acompañara a ver una película, ya que su esposo, mi hermano iba a llegar tarde, por una reunión de trabajo que tenía, acepté la invitación no de muy buena gana, porque estaban los niños despiertos y dormían ahí mismo, y ella ya estaba metida en su cama bien cubierta, sin embargo, en un momento que se durmieron estos, y yo estaba semi dormido, me comentó que regresaba en unos momentos porque tenía que ir al baño, ya contaba con 12 años de edad, y cuando se levantó, oooh! Maravilla, tenía un babydoll sumamente cortito de color blanco y transparente, bien pegado a sus enormes tetas que se dejaban ver en una forma muy clara sus enormes pezones marrones y es más ahora podía apreciar su extraordinario culo, que se traslucía a la luz del televisor y de la lámpara de la mesa de noche, ella llevaba una minúscula tanga, que no llegaba a cubrirle su bie!
n proporcionado culaso, esperé a que regresara para nuevamente apreciar semejante monumento, lo cual me despertó una poderosa erección a punto de reventar, esa noche ella fue al baño tres veces mas, la última vez exploté ya sin ningún temor, me mojé la barriga, el pecho hasta la garganta, de la fuerza con que salió disparada mi leche. Este fue un motivo para que al menos tres veces a la semana me quedara viendo televisión hasta tarde con mi cuñadita, y hasta en ocasiones después de regresar del baño, ella se quedaba sin taparse con la frazada, lo que me ocasionaba repetidas convulsiones, era una mujer que le encantaba mostrarse, era sumamente coqueta, en la calle, muchos hombres la devoraban con los ojos.

Todas las vacaciones de verano siempre las pasaba en el norte del país donde la temperatura es muy elevada llega casi a 38° C y donde las mujeres son sumamente calientes y bellas, era mi mayor diversión, pero el verano cuando ya contaba con 16 años, y estaba dispuesto a irme al norte, mi hermano me dice, que junto conmigo va a viajar Ingrid y 2 de sus hijos, para ese entonces ya contaba con tres hijos, pero se había puesto mucho mejor de lo que era, la maternidad le había asentado sobremanera, ella ya contaba con 31 años. La verdad, no me entusiasmó mucho la idea, porque en la casa de mis parientes en el norte del país, mis tías eran bastante recatadas, e iba a tener que estar acompañándola con mis sobrinos por todos lados. Cuando llegamos a esta bella ciudad, me sorprendí totalmente que nos dieran una sola habitación para los cuatro (Ingrid, sus dos hijos y yo), seguro por lo que era la mas grande de todas, en ella había una cama grande matrimonial que la iba a usar mi cuña!
da y sus dos pequeños y al frente una cama mas pequeña para mi. Mis ojos brillaron, porque inmediatamente pensé que la iba a ver desnuda por cualquier motivo a Ingrid o que la iba a ver en su extraordinario babydoll, eso, me excitó demasiado, pero la primera noche a pesar que me había hecho el dormido ella se cambió en el baño de la casa y se echó a dormir con unos pijamas nada transparentes, solo podía notar que estaba sin sujetador porque esos enormes pechos iban de un lado para otro. Bueno, cualquier pretexto era bueno para masturbarme pensando en ella, al siguiente día, salimos a que conozca un poco la ciudad y por la noche me desaparecí con mis amigos a parrandear un poco, pero cuando llegué a la casa, solo estaban mis sobrinos mas no su mamá, se habrá ido de juerga pensé. Me dormí tan profundamente que no la sentí llegar, pero la sorpresa fue al despertar, lo hice muy temprano 6 am y cuando levanté la cabeza para mirar la otra cama, estaba mi cuñadita acostada boca aba!
jo, sin cubrirse, con la pijama hasta la cintura y sin truzaaaa!!! Guuaaaau!!!! Que enorme y perfecto culo, no lo podía creer, me dio un poco de temor hacer ruido y que se pudiera despertar y cubrirse, así que me quedé contemplando esa inmensa cola por espacio de 30 minutos aproximadamente y como no despertaba, opté por levantarme sumamente despacio y acercarme a mirarlo de muy cerca, era perfecto, sumamente blanco, marcado con el bronceado del bikini, me la empecé a correr ahí mismo, necesitaba tocarlo, así que lo primero que se me ocurrió fue cubrirlo, pero al momento de hacerlo se lo toqué de una manera muy suave que ni siquiera sintió, así que volví a hacerlo unas 3 veces mas pero cuando se movió, inmediatamente le dije que la estaba cubriendo porque estaban sus niños al costado, a lo cual ella asintió la cabeza y volvió a dormir, terminé de hacerme la paja en la ducha, en unos momentos se me había puesto la pija enorme, con una cabeza gigante, debo de comentar que la te!
ngo de tamaño normal, pero con todas las parejas que he estado me han dicho que lo tengo sumamente grueso. Luego de salir de la ducha me dirigí nuevamente a la habitación y ya se encontraba despierta, y me dijo que iba a tomar una ducha para tomar el desayuno e ir a conocer mas lugares de la zona, le contesté que estaba bien que la esperaba en la habitación con los niños mientras terminaba de ducharse. Cuando terminó y se dirigió a la habitación lo hizo, solo cubierta con una toalla a la altura del pecho, y nuevamente se me paró como un resorte, pero inmediatamente pensé que me iba a decir que saliera para terminar de vestirse, no fue así, cerró la puerta y empezó a conversar conmigo, preguntándome como había ido el día anterior, mientras por debajo de la toalla se ponía su truza y unos shorts rosados, cuidando mucho de que no se le vea nada, pero ahora venía lo bueno, me preguntaba como iba a hacer para colocarse el sostén....y lo que hizo, fue repetir lo que hace algunos a!
ños había hecho, me dio la espalda dejó caer la toalla al piso y cogió su prenda para colocársela, fue impresionante ver nuevamente esas tetas gigantes por los costados de su espalda, y otra vez a correr al baño para pajearme sin piedad.
Ese mismo día, ya de noche, cansados de la caminata turística, nos fuimos a descansar, mis sobrinos cayeron privados a dormir, Ingrid se puso a leer unas revistas, con la luz encendida y yo igual, solo que en la cabecera de la cama que ocupaba había una pequeña lamparita para leer, como los niños por el reflejo de la luz principal se despertaban por ratos ella optó por apagarla quedando sólo mi lamparita prendida. Al rato me dice que no podía dormir y que quería seguir leyendo, pensé que era una indirecta para cambiar de cama, pero no fue así, me dijo que me hiciera a un lado para acostarse junto a mi. Tembloroso le hice caso, temía que se diera cuenta de mi miembro sumamente erecto, me avergonzaba, así que le di la espalda y mis nalgas rozaban con su pierna, al rato me volteo y me coloco de frente mirando el techo de la habitación, y sentí su pierna encima de la mía, ufff! Iba a explotar, me comentó que hacía mucho calor y que se iba a sacar su camisón de dormir, y que iba !
a estar cubierta con la sábanas, lo cual hizo, debajo de éstas, no lo podía creer, estaba totalmente desnuda al costado mío tremendo monumento de mujer, yo seguía aún con mis boxers y sudando frío, cuando en eso ella me da la espalda y yo bajo la mano y toco su pierna, como no dijo nada la dejé encima, empecé a acariciársela, y como también seguía callada fui directo a sus nalgas acariciándolas, sumamente suave, eran inmensas, continué amasando ese poderoso y enorme culo, perfectamente redondo y rígido, así que me dirigí al centro con mi dedo índice, el cual luego de 15 segundos aproximadamente giró para darme la cara, pedí disculpas, pensé ofenderla, sin embargo me brindó una sonrisa de satisfacción, y procedió a bajarme los boxers, me quedé inmovilizado, y me agarró la pija y los huevos maravillosamente, estaba a punto de terminar, y apretó su cuerpo al mío, sentía sus tetas divinas en mi pecho, y empezó a besarme, que delicioso beso, largísimo, aproveché para empezar a t!
ocar esas tetas que toda mi vida había soñado con tenerlas, no dejaba de acariciárselas, hasta que bajé y empecé a chapárselas por espacio de 20 minutos creo, se las mordisqueaba, y no dejaba de succionar su tremendo pezón, ella gemía de placer, y me pedía que siguiera, que no parara, en eso, bajo mi mano para apoderarme de su concha, era para mí bastante grande a comparación de las que había visto y tocado anteriormente, jugué con sus labios y su clítoris, hasta hacerla terminar un par de veces, para esto no dejaba de succionarle las tetas, hasta que me hizo a un lado y me dijo sube, quiero que me lo metas hasta el fondo, debo confesar que ni bien coloqué la cabeza en la puerta de su concha ingresé inmediatamente hasta el fondo, estaba mojadita, creo que apenas duré 5 minutos y la bañé en leche, ella, como no se me bajaba también terminó. Descansamos un momento, y yo como siempre con mis manos en sus tetas, diciéndole que desde pequeño me había atraído demasiado, ella confe!
só que le gustaba que la mirara cuando se cambiaba, cuando daba de lactar, cuando se aseaba, etc. En eso empezó a acariciarme y luego a correrme nuevamente la pija, la cual se puso dura de inmediato, le pedí que me enseñara todo los placeres del sexo, ya que con 16 años no había tenido casi nada de experiencia, me contestó que no había problema, para cual, siempre corriéndomela, se bajó y empezó a chupármelo de una manera increíble, que manera de mamar, me lamía los huevos, se los metía a la boca recorría el largo de mi miembro con su lengua y vuelta se la metía a la boca, me hacía una paja con sus labios, que riiico....., como comprenderán me vine en su boca y en sus tetas, la cual bebió hasta la ultima gota, habrían pasado 5 minutos y nuevamente me la empezó a correr y como resorte la tenía nuevamente lista para otra batalla, y me comentó que era lo que siempre se imaginó, estar con un joven de 16 años como yo, le iba a traer muchas satisfacciones, porque se venían y nueva!
mente estaban listos para otra faena, me pidió que le chupara las tetas lo mas fuerte que pudiera y por ratos que se las mordisqueara y con mi mano derecha, le metiera el dedo medio y el índice poco a poco al culo y con la otra mano le frotara toda la concha y por momentos pellizcarle el clítoris, lo hice así, sin quitarme de la boca sus hermosos pechos, se vino 2 veces seguidas, y enseguida me dijo que le chupara la concha, lo cual hice sin ningún problema, durante 20 minutos aproximadamente, para luego terminar en estupendo perrito. Esa noche fue increíble, igual que las demás, lo hacíamos a cada momento, hasta que una tarde a sus hijos se los llevaron a visitar a unos parientes y nos quedamos solos en la habitación, empezando otra faena, esta vez empecé masajeándole la espalda, la cintura y el enorme culo, poco a poco le fui metiendo el dedo y paralelamente le frotaba el clítoris, dándole variados besitos tanto en la concha como en el culo, estaba tan caliente que se pus!
o en cuatro y me pidió metemelo por el culo.... accedí encantado, para lo cual, cogió un pote de crema de manos y me pidió que se lo untara en todo su orificio, para que a la hora de meterlo sea mas fácil y mi pija resbale. Que cogida!! Como apretaba ese culo....guauuu, me vine 2 veces, era tanta la excitación que ni siquiera lo saqué a la primera terminada. Fue el verano mas maravilloso que pasé con mi linda cuñadita jamás imaginé coger tanto y con un monumento de mujer, de ahí en adelante nuestra relación fue como si no hubiera pasado nada



Más Relatos Eróticos



Relatos Eróticos

Autosatisfacción
Confesiones
Control Mental
Cybersexo
Dominación
Fantasías
Fetichismo
Filial
Gays
Lesbianas
Infidelidad
Intercambios
Interracial
Jovencitas
Maduras
Maduros
No Consentido
Orgías
Primera Vez
SadoMaso
Sexo Anal
Sexo Oral
Transexuales
Voyerismo
Zoofilia
Otros


Ligar y Conocer Gente

- Hombre busca mujer
- Mujer busca hombre
- Gays
- Lesbianas

- Chat
- Webcams
- Amistad
- Cybersexo


Nube de Tags

horoscopo juegos gratis musica noticias monografias casino tarot directorio de blogs tests interpretación de sueños conocer gente peliculas online empleos poker angeles consultorio sexual becas diarios de viajes anime clasificados chistes fotolog videos online monografias