MI MUJER ME PUSO LOS CUERNOS… Y YO LE CAI A LA MERA HORA (2ª. Parte)



Por MARIDO COMPLACIENTE

MI MUJER ME PUSO LOS CUERNOS… Y YO LE CAI A LA MERA HORA (2ª. Parte)
Mi esposa estuvo dejándose dedear por SERGIO sin dejar de tener la verga de este dentro del ponche, pero después de un rato en el que algo hablaban pero que yo no entendía, mi mujer se levantó y fue hacia el tocador. La vi sacar un tubo de gel de agua y sonriéndole a SERGIO le dijo: -“Mira papito, lo que encontré… con esto si me lo vas a poder meter por el culo” – e, hincándose de nuevo al lado de SERGIO en nuestra cama, ella embarró generosamente la verga de su amante con el gel mientras éste le penetraba el ano con el dedo embarrado del mismo gel. Luego, mi esposa solita se montó en SERGIO pero ahora dándole la espalda y se puso de cuclillas para que la verga de su amante penetrara lentamente en su ano… ¡Tantas veces que se lo pedí y me lo negó y ahora…. se lo estaba dando con gusto a su amante el ilegal!

Estuvo ella solita subiendo y bajando su cadera, empalada en la tremenda verga de SERGIO y se veía que disfrutaba del SEXO ANAL porque nada mas pujaba pero la sonrisa no se le iba de la cara. Luego, SERGIO la agarró fuerte de las caderas y la mantuvo quieta mientras casi le gritaba: -“LINDA, AGUANTA MAMITA, QUE ME ESTOY VINIENDO… APRIETAME CON TU CULITO MAMITA…. AY, ASÍ CARIÑO, ASÍ, APRIETAME MAS, EXPRIMEME LA VERGA CIELITO” y pasaron algunos momentos mas y mientras yo veía fascinado la escena y me sentía muy excitado de ver a mi mujer cogiendo con otro hombre, entendí que en realidad ella me lo había mostrado desde tiempo atrás, ya que soy mayor que ella por diez años, y aunque controlado, ya era yo DIABETICO, una enfermedad que acaba con la vida sexual del hombre. Entendí también que por más que uno quiera suplir ciertas carencias con algo material, como en mi caso, que le compraba yo de todo a mi mujer y le daba un nivel de vida bastante bueno diría yo… ¡Pero qué importante es, para la mujer, estar BIEN COGIDA!

Pude ver cómo salía del ponche de mi mujer esa verga negra ya aguada después de haberse venido en el culo apretadito de mi esposa. Era estúpido, lo sé, pero algo de morbo y de excitación apareció en mi, al ver el contraste entre lo negro de la verga de SERGIO y lo blanco aperlado de su semen. Y mi esposa, riendo contenta, se inclinó y besó a SERGIO en los labios. Luego ella solita se fue bajando, besándole el cuello, el pecho, el vientre y llegó hasta la verga aguada de su amante, y pude ver desde donde estaba cómo mi mujer, ¡Esa que decía que todo en el sexo era pecado si yo le pedía coger de otra manera que no fuera la posición del MISIONERO! Se metía la verga de su amante y la chupaba con ansia hasta que la dejó completamente limpia. Recuerdo una vez que le hice el sexo oral y se vino en mi boca muy rico. Luego quise besarla y ella de plano rechazó el beso diciéndome: -“No mi amor, porque tu boca sabe a Ponche… mejor no me beses”… y en mi torpeza o tal vez creyéndola una mujer santa, no le insistí en besarla… pero a SERGIO hasta le dejó la verga brillosa de las lamidas que le dio para limpiársela de semen… y de sus propios jugos, ya que mi mujer es de las que, al coger, se vienen varias veces y las ocasiones en que cogí con ella pero no me vine, aun así mi verga estaba blanca de los jugos de mi mujer, y además, cuando se viene le saben muy ricos, como que le cambia el sabor a sus jugos vaginales cuando obtiene un orgasmo.

Salí en silencio de mi casa rumbo a mi trabajo, pero la verdad no pude hacer casi nada ese día. Repetidamente se venia a m mente la imagen de mi mujer cogiendo con aquel negro. Pensé en separarme, en hacerle escándalo, en tomarle fotos para evidenciar el adulterio y con ello obtener un rápido divorcio, pero la verdad es que amaba mucho a mi mujer. Me encanta su manera de ser, su animo, la forma en que me ha apoyado siempre, y aunque con dolor, acepté esa mañana que en realidad yo tenia la culpa de que ella hubiera cogido con SERGIO; Primero, porque yo no le cumplía como debe ser, por la enfermedad o por el trabajo, o sencillamente porque muchas veces antepuse este a nuestra vida de pareja. Y también estaba el asunto del embarazo. Ambos deseábamos un hijo pero como no se daba sencillamente lo íbamos postergando, sin darme yo cuenta de lo importante que era un hijo para ella. Y luego estaba el asunto del gusto de mi mujer por la gente de color. Yo creía, como dije, que era mero capricho pero no era así. Es mas, muchas veces ella hizo uno que otro comentario sobre la sexualidad con los negros… y yo lo tomé a relajo, sin imaginar nunca que ella realmente sentía curiosidad por conocer una verga de color.

Una vez mi esposa llegó algo excitada después de haber salido a comer con unas amigas. Por la noche y ya acostados, me empezó a hacer preguntas que, como médico, debía haberme imaginado que llevaban algo mas de fondo… pero no lo hice. Me preguntaba mi mujer sobre si los negros en verdad la tenían más grande que los blancos o si podían lastimar a una mujer si ésta se dejaba coger por uno de ellos. Le dije que la vagina es muy capaz de recibir vergas de todos los tamaños, gruesas, largas, etc. y que si era muy larga, o demasiado gruesa solo había que tomarse un tiempo mas de caricias para que la vagina diera de sí y se adaptara gustosa al tamaño de la verga de cualquier hombre, fuera blanco o negro… y al interrogarla sobre el porqué de sus dudas ella calló.

Pero como le insistí, me dijo que una amiga había contado un “chisme”, en referencia a que había ido a los Estados Unidos, acompañando a su marido, médico también, y que como el doctor había estado todos los días muy ocupado, ella había ido a ver un SHOW STRIPER y que primero les había contado lo que vio, lo que hacen los bailarines y luego, a insistencia de todas las mujeres, aquella les había contado ya con detalle cómo era que se encueran y se dejan agarrar. Que su amiga había agarrado al negro bailarín y como allá se permiten ciertas cosas, unas tipas estaban celebrando el próximo matrimonio de una de ellas y la novia, a insistencia de las demás que iban con ella, la habían animado para que ahí en pleno salón, chupara y mamara la verga del bailarín. Que su amiga les había dicho que ella no creía que alguna mujer de verdad se animara a “tanto” pero que después de dos o tres copas, su misma amiga había hecho exactamente lo mismo pero con otro negro, y según me dijo mi esposa, la “amiga” les había dicho:

-Ay, chamacas, no me lo van a creer pero se la toqué y la tenia durísima y gruesa, aparte de larga, muy larga… y me dio tanta pena que se la solté y luego no sabia donde meter la cara de la pena.

-No nos vengas con cuentos, amiga, dinos la verdad… mejor cuéntanos qué se siente tener un animalote de esos en el ponche.

-Ay… ¿Ya ven cómo son, chamacas? Yo soy una señora decente y si fui a ese lugar fue por la curiosidad pero… nada más.

- Eso que te lo crea tu abuelita –dijo otra- anda, mejor dinos qué sentiste, ¡Ándale manita, no seas gacha… platica cómo se te hizo agua el ponche… total, aquí queda y nadie le va a ir a contar a tu marido!

-Ay, de verdad con ustedes no se puede… si he sabido no les digo nada… Bueno, el caso es que me calenté de agarrar aquello y una mujer del lugar, seguramente bien preparada para esos casos, me abordó apenas me levanté para ir al baño.

-Ah, amiguita… querías ir al baño para consolarte tu sola… ¿No es así, amiguita? –le dijo a la mujer otra de las amigas de mi esposa.

-Ay no, ¿Cómo crees? De verdad tenia ganas de orinar pero la mujer me dijo en español que, si deseaba, el chico podría verme ahí mismo a solas… o en mi hotel… ¡Y aunque no lo crean, me dio mucha pena, tanta que de plano no supe ni qué decir… pero la mujer insistió y me dijo que el chico, de unos 25 años por cierto, era el que la había enviado, ya que le había yo parecido guapa.

-Ay manita, de solo oírte ya me estoy calentando… ¿Y que mas pasó?

-¡Pues qué querías que pasara! Pues que acepté verlo en un salón chiquito, privado, a donde la mujer me llevó. El negro entró poco después y habían de verlo ya de cerca. Era guapo, muy alto, y además, estaba vestido muy elegantemente. Se sentó a mi lado y en español buscó hacerme plática. Me dijo que era yo hermosa, de lindo cuerpo, etc. y que mis manos le habían excitado de solo rozarlo. Sabia yo que no era verdad pero entre las copitas que había bebido y el ambiente, de plano no supe qué decir hasta que de pronto ya estaba bien encuerada, muchachas, y el negro también. Dijo que se llamaba Jimmy y de verdad era impresionante eso que llevaba entre las piernas… y además, chamacas, sus huevotes eran enormes y duros… Ay, créanme que me da pena decirles pero… en fin… me hizo el amor como hacia años no l disfrutaba, ni con mi esposo, con eso les digo todo. Me lo hizo por todos lados, yo se la mamé y como tengo las chiches grandes Jimmy quiso que le hiciera una cubana… y al final… ¡Me lo pidió, chamacas¡

-¡Qué te pidió, manita, cuenta… ¿Y se lo diste?! –mi esposa le dijo a su amiga.

-¡Pues el culo… ni modo! Y me costó un trabajo que… Ay, Dios, para qué les cuento… pero por fin me la metió por atrás y fue una experiencia increíble, se los aseguro… mírenme, todavía camino anchada y mi esposo me ha preguntado si es que tengo almorranas o qué… porque ya tiene casi un mes que regresamos del Congreso y de plano me he hecho tonta cuando me pide coger… ¡No vaya a ser que le diga Jimmy… en vez de su nombre y yo misma me queme!... pero ya chamacas, vamos a cambiar de tema porque creo que hasta caliente me siento nada mas de recordar aquello… y solo les recomiendo que, en cuanto puedan, cojan con un negro… es de verdad riquísimo.

Mi mujer me contó todo esto y créanme que me excité de oírla pero busqué comportarme mas o menos y le dije que era tal vez la fantasía de su amiga, ya que no creía que se hubiera aventado a coger con un negro a sabiendas de que su esposo podía darse cuenta y mi mujer me dijo, tal vez en una advertencia que no supe entender, que su amiga era decente pero que ya antes les había contado que su esposo la descuidaba en cuanto al sexo, lo mismo que yo, por cuestiones de trabajo. No recuerdo más de aquella plática pero el caso es que esa noche cogimos muy sabroso y ahora pienso que tal vez en esa noche mi esposa empezó a imaginar lo que sentiría si se la cogía un negro. Pero luego de plano olvidé el incidente hasta esa tarde en que estaba yo solo en el Sanatorio pensando en lo que había visto hacer a mi esposa con su amante el ilegal.

Llegué a la hora habitual y mi mujer me recibió como siempre, sonriente, con un beso, y por más que buscaba un indicio en su cuerpo, como un chupetón, o que caminara con dificultad después de haberse dejado coger por el culito en la mañana, no encontraba nada. Le pregunté por SERGIO y me dijo:

-No lo he visto desde temprano, mi amor… es mas, no se si esté en su cuarto… lo voy a llamar para cenar.

-No, no lo llames aun… quiero decirte que me llamó mi amigo, su patrón, para decirme que no ha ido a trabajar dos días en esta semana… ¿Tu no sabes nada de eso, mi amor?

-No, para nada… y se me hace extraño, porque no lo he visto que ande por el patio.

-Bueno, mi amor, puede ser que no ande por el patio porque se haya quedado de plano a dormir.

-Es posible –dijo mi esposa un poco tensa- pero al menos yo no lo he visto… a lo mejor anda buscando otro empleo.

-Pudiera ser, pero también que ande cogiéndose a alguna mujer de por aquí… después de todo no deja de ser hombre y debe tener ciertas necesidades- le dije con intención y sin dejar de verla a los ojos.

-¡Ay, cómo eres, mi amor! Ya hasta amante le estas poniendo a SERGIO… ¿Crees tu que alguien le va a hacer caso si es ilegal?

-Por lo mismo- dije yo- ya que un ILEGAL debe ser discreto a fuerza, porque de otro modo se lo lleva MIGRACION pero puede ser también que una mujer casada le esté dando no solo el ponche sino hasta el culo.

-¿Qué quieres decir? –Dijo mi mujer ya a la defensiva- ¿Sospechas algo?… porque si es así será mejor que se vaya… yo no quiero problemas contigo ni quiero que me los des… -y ya en franco enojo, continuó – yo no te he dado motivo alguno para que me menciones siquiera esas… cosas. Respétame, soy una mujer casada y te he dado tu lugar.

-Mira, mi amor, creo que debemos ser sinceros… esta mañana regresé del trabajo y vi lo que pasó entre SERGIO y tu en nuestra propia cama… vi cómo te cogía y hasta cómo te la metió por el culo, usando el gel que traje y que siempre te insistí para usar contigo si alguna vez accedías, por fin, a coger conmigo por atrás… nunca quisiste pero en cambio a SERGIO si le diste ese culito con el que yo soñaba porque te amo, te deseo, y aunque estoy enfermo de la diabetes, no dejo de ser hombre y desear a mi mujer… pero mi mujer anda cogiendo con otro, con SERGIO… No, no lo niegues, después de todo hasta fotos te tomé pero quiero que sepas que lo he pensado muy bien, y comprendo que en parte es culpa mía el que hayas cometido adulterio, que según La Biblia es pecado, pero sinceramente te perdono y deseo seguir contigo.

Lo de SERGIO va a pasar porque ya se va, y si no se va lo denuncio a Migración, pero de verdad te amo y quiero que sigamos unidos. Créeme que en adelante seré ese marido comprensivo y tolerante, complaciente si quieres, pero que te ama y desea. Sé que no puedo satisfacerte como tu quieres por m enfermedad pero si algún día quieres salir con algún otro hombre sencillamente dilo y adelante… solo cuídate, que no te vayan a enfermar… ¿Con Sergio has usado condón o coges como lo hiciste esta mañana? Recuerda que un SIDA te lo puede pegar aun el tipo que parezca estar más sano que nadie- y desde entonces han pasado ya cinco años, y hasta la fecha vivimos juntos. Ella sale cuando alguien le mueve el tapete, pero siempre con discreción, y además, a veces salimos juntos. Ella se va al motel con su amante y yo me quedo en el Súper a esperarla. No la puedo satisfacer como antes pero seguimos amándonos… ¡Esta es mi historia!

CORREO: maridocomplaciente@yahoo.com



Más Relatos Eróticos



Relatos Eróticos

Autosatisfacción
Confesiones
Control Mental
Cybersexo
Dominación
Fantasías
Fetichismo
Filial
Gays
Lesbianas
Infidelidad
Intercambios
Interracial
Jovencitas
Maduras
Maduros
No Consentido
Orgías
Primera Vez
SadoMaso
Sexo Anal
Sexo Oral
Transexuales
Voyerismo
Zoofilia
Otros


Ligar y Conocer Gente

- Hombre busca mujer
- Mujer busca hombre
- Gays
- Lesbianas

- Chat
- Webcams
- Amistad
- Cybersexo


Nube de Tags

horoscopo juegos gratis musica noticias monografias casino tarot directorio de blogs tests interpretación de sueños conocer gente peliculas online empleos poker angeles consultorio sexual becas diarios de viajes anime clasificados chistes fotolog videos online monografias