Pervertida Baby Doll



Por karinaSerena



Agradeciendo al sitio web por publicar la primera parte de mi relato y a los ciberlectores por su votación,a continuación los dejo con la segunda parte de mi vivencia...

Viernes 5 p.m. y en casa de mi vieja celebrábamos el cumpleaños de uno de los niños,Javier estaba allí,pero desde que decidí aumentarme el busto,nos separamos.El cambio de tamaño mamario equivalente de un par de limones al de dos pomelos,no solo me benefició en lo estético,si no también en lo económico,llegando a modelar fina lencería a pedido para excéntricas clientas.
6 un cuarto p.m. y recibo un mensaje de texto en mi celular,lo leo y me pongo el traje dos piezas de ejecutiva de ventas,prometo al festejado estar de vuelta a las 8 p.m.para soplar las velitas,salgo y Javier ni siquiera por curiosidad me pregunta para donde voy tan apurada y arreglada.
20 min.para las 7 p.m. y estoy llamando al citófono de un conocido domicilio,a cancelar la correspondiente cuota del préstamo por el aumento de mis pechos.En el antejardín me espera Jazminia,quién sostiene en sus brazos un atuendo de empleada idéntico al que lleva sobrepuesto en su desnuda silueta.
Me desvisto ligerito,dejándome las medias ligas y los tacos,acomodo la cofia sobre mi melena,mientras la sirvienta me anuda detrás de la cintura los lazos del mandil,cuya delantera lleva bordada la inicial con mi nombre y que por los costados asomaban los turgentes senos.
Tras ajustarme los guantes largos de encaje y recalcar el maquillaje del rostro,entré por el pasillo donde me aguardaba Fredesinda la prestamista.Entregándome un plumero,cacheteó mis nalgas y me hizo pasar a uan deshabitada suite matrimonial.
Espectante,me incliné a sacudir los veladores,quedando con el trasero levantado y de súbito apareció un cachondo y madurón pilucho que me abrazó por la cintura y se tiró de espaldas en la cama,llevándome con él cual almohadón.
Allí, el denominado Papi Juan,comenzó a hablarme cariñoso y a mordisquear suavemente el lóbulo de mi oreja,lo que me relajó y cuando al besarme me cosquilleó los labios con el bigote,reí nerviosamente y él aprovechó de sorber un trago de generoso licor,el que luego ingerí todito con otro beso que me dió.
Ya más en confianza me puse a desempolvarle los arrugados mellizos y darle besitos en el loly pop,cuando en eso entran a la habitación dos piluchos algo más jóvenes y bién armados,que según el Papi Juan eran sus sobrinos.
Compartiendo entre los cuatro de aquel brebaje que sabía a jarabe para la tos;no supe cuando ya me tenían sobre la cama con el uniforme recojido,las piernas estiradas y con seis manos que me exploraban el cuerpo en profundidad.
Entre flashes;recuerdo que a la orilla de los pies de la cama,Mario me tenía las piernas levantadas y bien separadas,penetrándome analmente y con el mango del plumero metido en la caverna,mientras gemía de placer,sujetando en cada mano los miembros del parcito,que literalmente me amasaban los pechos.
En otra visión;estoy montada sobre el Papi Juan vía vaginal y encaramado entre mis nalgas estaba Beto,dándome por el culo,en tanto entre extasiados bufidos al sentir aquellos palitroques que chocaban entre las paredes de mis intimidades,miré hacia atrás y sonreí a la cámara con la que me filmaba Mario.
Tras acabarme uno de ellos en la boca y los otros dos dentro y fuera de mi cuerpo respectivamente,nos despedimos y toda adolorida corrí al baño a ducharme,tras acicalarme y vestirme otra vez de ejecutiva,más un café con aspirina y abordo de un radiotaxi,regresé a casa faltando 5 min. para las 8 p.m.a cantar el cumpleaños feliz a mi niño.
Un mes después,me encontraba vitrineando en la sección ropa para damas de una tienda de retail,en espera de la llegada de una dependienta del local para entregarle un pedido cosmetológico.
De repente me intercepta una pareja de cincuentones que dicen conocerme de una de las reuniones en casa de Julín y Fredesinda.Entonces se presenta el maduro papichulo como Adán y la voluminosa pero atractiva mujerona como Enilda,los cuales para mi sorpresa,declararon que ahora yo había pasado a ser de su propiedad.
Incrédula y deseperada telefoneé a Fredesinda que estaba en otra ciudad y disculpándose de no avisarme con antelación,me confirmó que por fuerza mayor,tuvo que transferirme con deuda incluída a prestar servicios a su prima Enilda,ya que cada cierto tiempo se intercambiaban personal.
Tras calmarme con unos sorbos de supuesta agua de las carmelitas de un frasco que Enilda llevaba en su cartera,más las encantadoras palabras de Adán,quién secó mis lágrimas con su perfumado pañuelo,me fueron convenciendo de darle un retoque embellecedor a la apariencia física y así poder desenvolverme naturalmente en su baby garden para adultos.
Acompañándolos como hipnotizada,entramos a un probador de ropa;allí extrañamente cohibida,fuí ayudada a desvestirme completamente.Contemplándome sin parpadear frente alo espejo de cuerpo entero,Enilda sacó su lápiz labial y comenzó a delinear sobre el reflejo de mi rostro y silueta,al tiempo que Adán con la punta de sus dedos me moldeaba la zona del cuerpo a renovar.
De aquella cita en el probador en que me dejaron masturbándome frente al espejo,accedí a realizarme los examenes de rigor,para luego someterme a las cirugías que cambiaron mi físico y personalidad para mutuo beneficio.
Un par de meses más tarde,me encontraba una mañana en el paradero de autobuses,mirándome al espejo de bolsillo para limpiar con servilleta una mancha de chocolate laxante sobre mis carnosos labios rellenados con colágeno,en espera del transporte que me llevaría a mi segundo hogar.
Mientras intentaba abotonar el blazer que apenas me cruzaba por el volumen semejante aun par de sandías de mis asiliconados pechos,paró la van a un costado mío.Abriéndose la puerta de corredera,entré saludando de beso tipo piquito al conocido contingente femenino,teniendo que viajar sentada entre las piernas de mis compañeras,para caber junto a las que teníamos más voluminosas las nalgas,debido al relleno de éstas con nuestras gracitas que nos lipoaspiraron de las cinturas y vientre.
Al mediodía llegamos a la parcela de agrado en cuyo interior se encontraba el baby garden,recibiéndonos en la entrada de la enorme casita de muñecas,la ahora "Tía E",quién al saludarnos a cada una de beso en la boca,nos traspasó con la lengua una afrodisíaca pastillita.La tragábamos obedientes al chupetear nuestra correspondiente mamadera con leche,enseñando luego la boca bien abierta con la lengua estirada a modo de certificar que habíamos cumplido el protocolo de rigor.
De allí,cada una guardaba toda su ropa en el respectivo cansillero y todas piluchas corrimos hacia las duchas,enjabonándonos las unas a las otras todas juguetonas y corriéndonos manos al secarnos.Enseguida pasamos al camerino y bajo la supervisión de la tía E,la enfermera Bélgica con maquinilla depilatoria en la mano fué comprobando que todas tuviéramos rasurada las axilas y púbis,para luego recostarnos por turnos en el mudador e irnos cambiando los dispositivos intrauterinos.
Tras la revisión,cada una iba pasando por el guardarropa y descolgaba su mini vestido de baby girl,cuya pechera era de encaje y traslucía nuestros senos de nodrizas,logrando que los pezones traspasaran la ajustada tela.
Enseguida nos fuímos sentando frente a la toilette con espejo grande y comenzamos a producirnos con el arsenal de cosméticos y accesorios de infanta.
Tuve que ser ayudada a colocarme las calcetas con vuelos y los zapatos tipo stiletto,ya que por el tamaño de mis literalmente ubres,no lograba verme los piés.
Dos horas después,pude contemplarme al espejo y no me reconocí frente al reflejo de aquella sexy baby doll;de cabello fucsia con encintados moños,cútiz blanqueado con colorete en las mejillas,largas y encrespadas pestañas,pintado intenso alrededor de los ojos para resaltar los lentes de contacto celestes,al igual que el delineado y coloreado de los carnosos labios.
Girando cual bailarina de ballett,se me subía la pollera del mini vestido tipo primera comunión y enseñaba el minúsculo calzón estampado con monitos,en cuyo delantero se marcaba la figura de un pequeño pene,el cual era mi clitoris rellenado con biopolímero,el que al hincharse por el roce,me producía orgasmo.
Tras ser rociada con brillantina por las nalgas y piernas,me anudé al cuello el babero con mi nombre y soplándome las uñas recién pintandas,quedé lista para ir a chochear con los tíos de turno.
Si quieren saber a que clase de perversos juegos me sometí en busca del placer que no tenía en casa no se pierdan de leer la continuación de seta historia de la vida real...



Más Relatos Eróticos



Relatos Eróticos

Autosatisfacción
Confesiones
Control Mental
Cybersexo
Dominación
Fantasías
Fetichismo
Filial
Gays
Lesbianas
Infidelidad
Intercambios
Interracial
Jovencitas
Maduras
Maduros
No Consentido
Orgías
Primera Vez
SadoMaso
Sexo Anal
Sexo Oral
Transexuales
Voyerismo
Zoofilia
Otros


Ligar y Conocer Gente

- Hombre busca mujer
- Mujer busca hombre
- Gays
- Lesbianas

- Chat
- Webcams
- Amistad
- Cybersexo


Nube de Tags

horoscopo juegos gratis musica noticias monografias casino tarot directorio de blogs tests interpretación de sueños conocer gente peliculas online empleos poker angeles consultorio sexual becas diarios de viajes anime clasificados chistes fotolog videos online monografias