SOY LA PUTA DEL AMIGO DE MI HIJO (2)



Por mary

Habían pasado dos semanas desde que Marcos me había follado, su madre me había llamado un par de veces para salir a tomar café pero yo había puesto alguna excusa por temor a encontrármelo en la casa, algo que nunca antes había ocurrido cuando quedaba con su madre pero ahora la situación era muy distinta y solo pensar en encontrarme de frente con aquel cerdo me ponía mala.

Al menos el había cumplido su parte de nuestro “trato” si es que se puede llamar trato lo que aquel cerdo había hecho conmigo, mi hijo no había vuelto a venir llorando a casa, incluso había salido unas cuantas veces con sus nuevos “amigos” y me estaba empezando a hablar de que el chico mas popular de la escuela se estaba haciendo amigo de el.

Por su parte mi marido no tenia ni idea de lo que había pasado cuando Marcos me follo en casa hacia dos semanas, yo no había dicho nada y cuando primero mi hijo y luego mi esposo llegaron a casa yo actué como de costumbre, mi marido Enrique si que se había dado cuenta del cambio de actitud de mi hijo y el pensaba que se trataba a que de una vez había heredado los cojones de su padre, yo para mi decía

“Si tu supieras que el cambio se debe a que los cojones de otro tipo han tocado a tu mujer”

El caso es que después de dos semanas yo había pensado que tal vez Marcos se había arrepentido, que tal vez había pensado que lo que estaba haciendo era una locura y no volvía a molestarme pero me equivocaba, una mañana de viernes a eso de las 12:00 el teléfono de mi móvil sonó y cuando conteste escuche la voz de Marcos.

“Que tal esta mi puta madura”

“Como…como has conseguido este teléfono…”

“Eso no te importa zorra, pero me lo ha dado tu hijo, le dije que su nuevo mejor amigo tenia que tener el teléfono de su mama por si alguna vez pasaba algo”

“Que… quieres…”

“¿Tu que crees?, quiero tu coño listo en 20 minutos”

“No…no puede ser”

“Como que no puta, ¿ya estas tocándome los huevos otra vez?”

“No…, es que, mi… mi marido esta en casa”

“No me mientas puta, se perfectamente que tu puto maridito no esta en casa, tu hijo me ha contado que ha salido esta mañana a las 7:00 y que volvería el domingo, has tratado de mentirme y eso te va a costar caro”

“No, perdona… haré lo que quieras…”

“Eso esta mejor, en 20 minutos estoy en tu casa, voy a saltarme un par de clases para estar con mi putilla, quiero que cuando llegue me abras la puerta completamente desnuda y pon sabanas limpias en tu cama”

Marcos colgó antes de que yo dijera nada, obedecí lo que me había dicho y puse sabanas limpias en mi cama de matrimonio, me quite la camiseta, los pantalones y la ropa interior y espere.

A las 12:23 el telefonillo sonó, desde luego Marcos no tenia ganas de esperar a metérmela dentro, conteste con las esperanza de que no fuera el pero cuando pregunte quien era el respondió

“La polla que viene a follarte”

Abrí la puerta antes de que el subiera la escalera, no quería que cuando el llegara estuviera bajando o subiendo algún vecino y me viera abrirle la puerta a Marcos desnuda, cuando Marcos subió abrió la puerta y me encontró en el pasillo desnuda.

“Así me gusta, veo que vas entendiendo quien manda”

Cerro la puerta y se acerco a mi y me beso en los labios, luego me pidió que le desvistiera, nuevamente obedecí, le quite su camiseta dejando otra vez ante mis ojos aquel torso juvenil y trabajado, luego me arrodille ante el y le desate las zapatillas, le desabroche el pantalón y se lo baje hasta sacárselo, su calzoncillo ya estaba abultado, cuando se lo baje hasta las rodillas su polla que ya estaba dura salto como un resorte y quedo a escasos centímetros de mi cara apuntándome.

Le baje los calzoncillos hasta los tobillos y se los saque quedando completamente desnudo al igual que yo.

“Dame un besito”

Yo me levante pero el rápidamente me dijo

“No, no te levantes, dámelo ahí” dijo señalando su miembro

Yo me quede arrodillada con su polla a escasos centímetros de mi, nunca le había chupado la polla a un hombre que no fuera mi esposo, no lo había echo con mis dos novios anteriores y a decir verdad tampoco es algo que hubiera realizado muchas veces con mi esposo, llevábamos casados bastantes años y cada día practicábamos menos sexo, creo que hacia años que no le hacia una mamada.

Cerré los ojos y le di un beso en la punta, creía que iba a pedirme mas pero justo en ese momento sonó el timbre

DING DONG

Marcos se giro y fue a la puerta, miro por la mirilla y dijo

“Es una vieja”

Pensé que seria mi vecina de enfrente, mire y efectivamente era ella

“Abre”

“Co..como.”

“Que abras”

“Pero como… quiere…como voy a abrir así…”

“Apáñatelas”

Marcos se puso detrás mía, justo detrás de la puerta y yo abrí muy poco dejando solo un resquicio de la puerta abierta

“Hola Maribel hija, ¿que tal estas?”

“Pues bien Rosa, pero me piíllas desnuda, estaba a punto de meterme en la ducha”

“Siento molestarte hija pero es que necesito un poco de arroz, voy a hacer una paella para mi Juan y me he dado cuenta de que no tengo arroz y por no bajar con este calor a la calle”

“Tranquila Rosa que ahora mismo…!!Auch!!”

“¿Estas bien querida?”

“Si… si, es solo que…”

No dije nada pero la verdad es que había hecho ese ruido porque Marcos desde atrás y después de frotarme su polla por el culo durante mi conversación con Rosa acaba de meterme la punta de su polla en mi coño.

“Voy a por el arroz”

“Vale hija, muchas gracias”

Cuando me di la vuelta para separarme de Marcos este me agarro y me sujeto con fuerza por la cadera haciéndome imposible separarme de el

“Vas a ir a por el arroz empalada por mi polla” me susurro al oído

obedecí y dando pequeños pasos fuimos hasta la cocina, cogi el arroz y volví a la puerta, por suerte la puerta no se había movido y Rosa no la había empujado, de lo contrario habría visto como yo andaba dando pasitos ridículo con Marcos detrás mía con su polla dentro de mi.

“Aquí tienes el arroz”

“Gracias hija, no te molesto mas”

Cerré la puerta pensando en abofetear a Marcos pero sabía que no tenía opción

“Ahora llévame a tu habitación”

Comencé a andar pero Marcos dijo

“Agarrame para que no me pierda”

Humillada completamente le di la mano pero el me la soltó y puso la punta de su polla sobre mi mano

“Así mejor, ahora a tu cuarto”

Agarrándole de la polla le lleve hasta mi habitación de matrimonio, ya había quitado el edredón y dejado la cama preparada para lo que sabia que quería hacer, me tumbe en la cama y me abrí de piernas resignada.

“No seas tan rápida, se que estas como loca por sentir mi polla otra vez dentro de ti, pero ahora no tengo ganas de follar, ponte de rodillas delante de mi”

Me levante de la cama y Marcos se sentó en el borde, donde dormía mi esposo, yo me puse de rodillas delante de el y el dijo

“Hazme una paja”

“Como…”

“Una paja coño, ¿eres tonta o que?, se hace así…”

Agarro mi mano con la suya poniéndola sobre su polla envolviéndola y comenzó a moverla de arriba abajo

“Ahora tu sola”

El soltó mi mano y apoyo la suya sobre la cama, me miraba mientras mi mano subía y bajaba y su polla volvía a crecer.

“Con las dos manos, que hay polla de sobra”

Efectivamente mi pequeña mano no cubría sino la mitad de la polla de Marcos así que con mi otra mano me ayude y comencé a hacerle una paja a dos manos, algo que nunca en mi vida había realizado y que a mi edad jamás pensé que llegaría a hacer, pero estaba claro que me quedaban muchas cosas por hacer.

Cuando Marcos considero que tenia la polla lo bastante dura me miro a los ojos y me dijo

“Ahora te toca almorzar”

Yo solté la polla y puse mis manos sobre sus muslos

“Vamos, comete mi polla”

Yo acerque mi cabeza hasta su polla que apuntaba desafiante hacia mi cara, me situé justo encima de ella, tenia miedo, sentía asco y odio hacia aquel cabronazo, mis labios estaban prácticamente tocando la punta de la polla de Marcos, el se impaciento y puso una de sus manos en mi cabeza.

“O me la chupas o te follo la boca, lo que tu prefieras Maribel”

Acaba de decir eso cuando abrí la boca y me metí unos cuantos centímetros de ese trozo de carne viva dentro de la boca, Marcos suspiro y volvió a dejar su mano donde estaba liberando mi cabeza que yo misma movía arriba y abajo.

“Lame mi polla Maribel”

Yo sabía que no tenia elección, saque la lengua y lamí desde el glande hasta la base, luego otra vez el mismo camino pero a la inversa y al llegar a la punta volví a meterme la polla en la boca, la notaba palpitar y moverse dentro de mi boca.

“Ufff, joder que boquita Maribel, voy a tener que meter a tu hijo en el equipo si sigues portándote así de bien”.

Mis movimientos comenzaron a aumentar, me metía algo mas de polla en la boca cada vez, pensaba que si tenia que hacer aquello que al menos fuera por una buena razón, por la felicidad de mi hijo, si aquella mamada a Marcos servia para que no hicieran sufrir a mi hijo yo tenia que hacerlo.

Yo cerraba mis labios alrededor del tronco y chupaba con fruición, solo me sacaba la polla para lamer las partes que no podía meter en mi boca ya que de los 20 cm. de polla que debía tener Marcos solo lograba meterme en la boca algo mas de la mitad.

“Como chupas, parece que tenias ganas de comerte una buena polla”

Yo trataba de no escuchar las continuas humillaciones de Marcos, puso su mano otra vez en mi cabeza y me hizo sacarme la polla de la boca.

“Cómeme los huevos cerda”

Bajo mi cabeza hasta sus pelotas donde yo quede con mi cara apoyada, mis labios estaban en contacto con sus pelotas y saque la lengua para comenzar a chuparlos, me consolaba pensando que al menos no tenían pelos.

“Maribel antes me he dado cuenta de que no podias tragarte mi polla hasta la empuñadura, eso tenemos que arreglarlo, pero tranquila, iremos poco a poco”

Marcos agarro mi cabeza nuevamente y la llevo hasta la punta de la polla, yo abrí la boca y el empujo poco a poco.

Logre tragar unos 12 cm. de polla pero mas era imposible, Marcos siguió empujando poco a poco, comenzaron a darme arcadas y alguna lagrima se escapo de mis ojos bajando por mis mejillas.

“Un poquito mas”

El consiguió meterme unos centímetros más en la boca pero mis arcadas eran cada vez mayores y decidió soltarme la cabeza, yo me libere y comencé a toser.

“Ha estado cerca pero hay que hacer mas mamadas, estas oxidada, ahora túmbate y ábrete de piernas”

“He comprado condones para…”

“Que condones ni que hostias, tu eres mi puta y te follo a pelo, lo mismo le damos un hermano al capullo de tu hijo, se buena y me correré fuera como la otra vez”

Me tumbe en la cama y me abrí de piernas.

“De todas formas nose si todavía tienes claro lo que eres, ¿lo tienes claro?”

“….Si”

“¿Que eres?”

“Una…una…una puta”

“¿De quien?”

“Soy tuya, soy tu puta”

“Muy bien, veo que esta claro”

Marcos se puso entre mis piernas y acerco su polla a mi coño, su glande rozo mis labios vaginales y yo me estremecí, aun recordaba la salvaje follada de la vez anterior, Marcos no se dio prisa, quería disfrutar del momento, paso su polla por mis labios varias veces, hasta que de improvisto empujo y me la metió hasta dentro.

“Ahhhhhhhhhh”

Yo grite al sentir como esos 20 cm. de carne se introducían en mi interior de una tacada, en la posición del misionero Marcos quedo encima de mi, con su herramienta enterrada por completo, me miro a los ojos y me dijo

“Que calentito se esta aquí dentro, jejeje”

Saco la polla lentamente para volverla a meter de golpe, volvió a hacerlo otra vez y otra vez más

“Siempre que yo quiera te abrirás de piernas ¿lo has entendido golfa?”

“Si” dije yo apartando la mirada de la suya

Marcos acerco su cara a la mía y sacando su lengua me lamió toda la cara de la barbilla a la frente, miro la mesita de noche de mi marido donde había una foto suya

“¿Te gusta que te folle delante de tu marido Maribel?”

Saco su polla y volvió a metérmela de golpe

“¿Cuando follaste con el por ultima vez?”

No respondí y Marcos me mordió el labio

“Hace meses, no lo recuerdo”

“Muy bien, tu eres mi puta, mi esclava y solo follaras con quien yo quiera”

Marcos seguía entrando y saliendo tranquilo de mi coño, agarro mis piernas y las puso sobre sus hombros, de este modo las penetraciones eran aun mas profundas y la polla de Marcos se hundía en mi una y otra vez, comenzó a besarme, yo no me movía, era como una muñeca pero a el no parecía importarle.

Lo peor de todo era que mi cuerpo notaba placer, la polla de Marcos de seguir así iba a hacerme correr y eso era algo que yo no podía consentir pero tampoco evitar, Marcos volvió a bajar mis piernas y me penetraba dejándose caer de golpe encima de mi haciendo que yo comenzara a retorcerme.

“Te vas a correr Maribel, voy a hacer que te corras antes o después”

Los golpes de cadera no se detenían, cada vez eran mas y mas rápidos, mas y mas profundos y al final llego, no pude evitarlo, no pude contenerlo, me corri, me corri enroscando mis piernas sobre la cadera de Marcos al tiempo que el aprovechaba para levantarme sobre el y ponerme erguida sobre su cuerpo, cabeza contra cabeza, mi rostro estaba desencajado por el orgasmo y Marcos se dedicaba a morderme los pezones y los pechos, me mordía con fuerza y los días posteriores me seria difícil ocultarle a mi esposo las marcas en mis pechos.

“Te has corrido como la cerda que eres”

Yo gimoteaba tratando de justificarme pero Marcos tenía razón.

“Ponte a cuatro patas que te voy a follar mientras miras a tu esposo”

“¿Otra vez?, maldito cerdo ¿es que quieres reventarme el coño?”

“¿Cómo?, no sabes lo que has dicho puta, veo que aun no sabes quien manda, pues te lo voy a enseñar, ponte a cuatro patas mirando hacia el cabecero de una puta vez o tu hijo lo va a pagar de verdad”

Comencé a lloriquear pero obedecí, me situé a cuatro patas sobre la cama, Marcos quedo detrás mía.

Pude notar la polla de Marcos frotándose en mis nalgas, estaba esperando que de un momento a otro me la volviera a ensartar pero esta vez note algo diferente, la punta de su polla presionaba mi ano.

“No, no, no, por favor, eso no, nunca lo he hecho, por favor eso si que no te lo suplico”

“Cállate, te has puesto chula, pues no te voy a reventar el coño, te voy a reventar el culo puta”

“Por favor follame por el coño, te follare yo a ti como la otra vez pero por el culo no”

Un par de fuertes azotes me hicieron callar

“Cállate puta, te voy a dar por el culo y punto, me has dado una sorpresa diciéndome que eras virgen y ahora si que ni de coña voy a pasar de estrenar el culo de la madre de Jorge, se buena y te lo haré despacito pero como me toques los cojones te enculo como a una perra y te dejo el ojete como una tubería, ¿esta claro?”

“Si, si, esta claro, dame por el culo pero por favor te lo pido hazlo despacio”

“Eso esta mucho mejor”

Note como algo liquido caía sobre mi esfínter, gire mi cabeza y pude ver a Marcos babeando sobre mi culo, luego acerco su mano a mi esfínter y sentí algo duro que se apoyaba en el, poco a poco fue haciendo esfuerzo y note como algo entraba en mi culo.

“Parece que tu culo se adapta al pequeñín, voy a probar con otro dedo”

Note que otro dedo se unía al primero, mas babas y luego sentí como aquellos dos dedos me rompían el culo, Marcos lo dejo dentro unos segundos y luego los fue sacando poco a poco.

“Te estoy follando el culo con mis dedos” me aclaro Marcos por si tenia alguna duda

Note como los dos dedos volvían a entrar poco a poco esta vez con más facilidad

“Vamos con uno mas”

Otro dedo fue entrando en mi culo, con algo de dificultad pero mas babas de Marcos hicieron que pronto tuviera sus tres dedos dentro de mi culo.

“Creo que ya estas lista, llevamos un rato y se nos va a hacer tarde”

Note como los dedos de Marcos salían de mi culo, luego el me agarraba de las caderas y me dejaba justo sintiendo la punta de su herramienta apretando mi esfínter, un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando note que algo entraba dentro de mi, era claramente el glande de Marcos o al menos una parte que había conseguido entrar en ese agujero hasta antes inexplorado.

Marcos empujo un poco mas y pude sentir como al mismo tiempo seguía escupiendo ahora no solo sobre mi culo sino también sobre su polla, agarrando mis caderas me atrajo poco a poco hacia el.

Marcos comenzó a follarme, he de decir que lo hizo con dulzura si es que esa palabra tiene cabida en una situación así, tan solo me metía el glande, yo podía notarlo dentro de mi culo perfectamente, comenzó a empujar un poco mas.

“Ya esta el capullo dentro”

Marcos seguía bombeando dentro de mi culo muy lentamente pero notaba como cada vez se iba acercando mas y mas, iba muy despacio y aun así yo notaba pequeñas punzadas de dolor, cada vez algo mas fuertes, Marcos iba enterrando su polla en mi culo y cada vez que lograba meterme un centímetro mas se quedaba allí quieto con su polla en mi culo a la espera de que mi culete se acostumbrara.

De pronto note como mis nalgas presionaban contra algo

“Ya esta, todo dentro, tienes dentro del culo 20 centímetros de polla”

Marcos me dejo con su polla dentro unos segundos mas, para luego sacarla y volverla a meter por completo varias veces más pero a ritmo lento hasta que a la tercera vez me penetro el culo con un golpe seco de caderas

“Uffff, que culete mas estrechito, es increíble, tengo que controlarme para no llenártelo de leche”

Con su polla clavada en mi culo Marcos movió su mano hasta mi coño y comenzó a masajearlo, sus dedos en mi coño me hicieron olvidar el escozor que sentía en el culo tengo que reconocer.

“Te voy a dar bien por el culo Maribel”

Nada mas decir esto volvió a agarrar mis caderas con las dos manos y me atrajo hacia el clavándose dentro de mi por completo, comenzó a darme por el culo mas y mas fuertes golpeando sus caderas contra mi culo, el escozor de mi culo iba en aumento pero era soportable.

“Tu solita, ahora follate el culo tu solita”

Marcos quería que yo misma moviera mi culo hacia atrás para introducirme su polla dentro de mi, al menos de ese modo podía marcar el ritmo y evitar las fuertes penetraciones de Marcos.

“Vaya culo, nunca he probado un culo como el tuyo, he follado culos de niñatas pero joder, ninguno tan estrecho, creo que no voy a cansarme de darte por el culo nunca”

Marcos se puso de cuclillas en la cama, llevo sus manos a mis tetas que tanto le gustaban y las estrujo, ahora movía sus caderas nuevamente al ritmo que el deseaba dentro de mi culo

“Vaya, jajaja, no me había fijado que también hay una foto de Jorge en tu mesita, mucho mejor, así te romperé el culo delante de tu esposo y de tu hijo”

Las fotografías de mi familia le dieron morbo y el muy bastardo comenzó a partirme el culo con mas velocidad.

“Ufff, que culoooooooo, no puedo mas, no puedo mas”

“No te corras dentro, dentro de mi culo no”

“Que pollas te pasa…por el culo no te vas a quedar embarazada, pero bueno, sino lo quieres dentro…”

Rápidamente Marcos salio de mi culo que noto el alivio de ser liberado de aquel ariete, Marcos me empujo sobre la cama y me dio la vuelta, se puso encima de mi pecho aprisionándome los brazos con sus rodillas haciéndome imposible el moverme.

“Tranquila que no me corro dentro, me voy a correr en tu cara”

Yo trataba de liberarme pero era imposible, Marcos se meneaba la polla delante de mi hasta que comenzó a correrse

“Toma leche zorra toma”

Yo rápidamente cerré los ojos y la boca, uno, dos, tres, cuatro, cinco, al menos pude notar como seis chorros de semen se estrellaban en mi cara pingándome los parpados, los labios, la nariz, la frente, cuando Marcos termino de correrse golpeo su polla en mis pechos para soltar las ultimas gotas de semen, se levanto y me dijo que me limpiara la cara que la visita estaba a punto de llegar.

Yo no entendía lo que quería decir, me limpie el semen de la cara con la sabana muerta del asco y estaba terminando de limpiar cuando sonó el timbre de casa otra vez.

“DING DONG”

“Ya están aquí, ven”

Marcos me agarro de la mano y fue corriendo hasta la puerta, miro por la mirilla y abrió la puerta

“Pasar chavales, ¿estaba la puerta del portal abierta?”

“Que va tío, nos ha abierto un chaval que salía” el que acaba de entrar y estaba hablando con Marcos era otro de los chicos que yo había visto el día en que me acerque a aquel maldito grupo que lideraba Marcos en el Instituto para que ayudaran a mi hijo Jorge.

Entraron otros dos chicos que también estaban en el grupo

“Joder tío, así que es verdad” dijo uno de ellos al verme desnuda y agarrada a la mano de Marcos

“Pues claro que es verdad idiota, cuando miento yo jodido comemierda, la madre de Jorgito es mi nueva puta, me la acabo de follar hace un momento y la he estrenado ese culito virgen que tenia, ella ya sabe que si quiere que su hijo siga siendo feliz tiene que ser buena conmigo, si os portáis bien puede que un día os deje probar este culo”

Marcos dijo esto ultimo acercándome hacia el y golpeándome en el culo con su mano libre

“Que es esto, que significa… yo pensaba que…”

“Tu no piensas nada, tu eres mi esclava, este es mi grupo y también son amigos de tu hijo, no pensaba compartirte con ellos pero esta mañana te dije que te acordarías por haberme tratado de vacilar diciendo que tu marido estaba en casa, ahora pasa para dentro”.

Me empujo y me hizo entrar en el salón, sus amigos y el entraron detrás y me llevaron hasta el centro.

“Chicos…esto…no…es…”

“Que pesada la tía, aun no ha entendido quien manda, venga chicos, es toda vuestra”

Cuando quise darme cuenta los tres chicos que habían entrado en mi casa hacia apenas unos minutos estaban desnudos delante mía, los tres eran mas o menos de la misma altura pero uno de ellos era bastante gordito, otro flaco y el otro se notaba que iba al gimnasio y estaba bastante musculazo.

El gordito se acerco a mi sin mediar palabra y me agarro de las tetas comenzando a estrujarlas sin piedad.

El mas delgado no se hizo de esperar y pronto estaba junto a su amigo lamiendo una de mis tetas, el gordo aprovecho la aparición de su amigo y mientras este comenzó a jugar con mis tetas el me agarro de la barbilla acercándome a el y me metió su lengua en la boca.

A pocos metros estaba el musculitos masturbándose viendo como uno de sus amigos lamía mis tetas y el otro me besaba en la boca, Marcos no estaba en el salón pero pronto le pude volver a ver entrar, esta vez estaba vestido.

El gordo que me besaba la boca ya tenia la polla dura, era unos centímetros mas pequeña que la de Marcos y mas parecida a la de mi esposo, mientras me besaba podía notar como su polla erecta me rozaba.

Enseguida note como otra polla dura rozaba mi culo, no pude ver al musculitos meneando su polla en el salón así que imagine que era el.

El gordo me saco la lengua de la boca y me dijo

“Es hora de que uses esa boquita, golfilla”

Sujetando mi cabeza me empujo hacia el suelo haciéndome arrodillar mientras el delgado y el musculitos se acercaban a mi y formaban un circulo cerrado a mi alrededor con sus pollas erectas apuntadome.

“¿Qué polla prefieres?” dijo el delgado

“Te va a dar igual Maribel, vas a chupar las tres pollas, si lo haces bien será todo por hoy, ponte tonta y les dejo que te metan las tres pollas en el culo” dijo Marcos

Me decidí por el musculitos, puse mis dos manos sobre sus piernas y me acerque a su polla, también era algo mas pequeña que la de Marcos, mas o menos como la del gordo pero bastante mas gruesa, estaba surcada de venas.

Me quede mirando aquella polla sin decidirme pero pronto pensé en las palabras de Marcos y en lo que podía sentir si esas pollas me follaban por el culo después de lo que ya había sufrido esa mañana así que sin pensar mas agarre la polla del musculitos y me la lleve a la boca.

Puse mi lengua sobre su glande y note como la polla se hinchaba y ponía aun mas dura, recorrí con mi lengua la parte de abajo del glande deteniéndome en el frenillo, mi experiencia como come pollas era muy escasa pero trataba de agradarle lo mas posible para hacer que aquello terminara de una vez.

El musculitos quería mas y me agarro de la nuca haciéndome engullir un buen trozo de su polla, tuve que abrir bastante la boca porque aunque no era tan larga como la de Marcos era algo mas gruesa.

“Eso es, chupa mi polla Maribel, yo también soy amigo de tu hijo,jajaja”

“Yo también quiero probar esa boca”

EL que había hablado era el gordo, agarrándome del pelo el musculitos me saco su polla de la boca y me empujo la cabeza contra la polla del gordo, su polla entro en mi boca sin contemplaciones metiendo unas tres cuartas partes de carne.

“Te voy a follar la boca” me decía el gordo

“Trae esa boca aquí que me toca a mi” dijo el delgado

Apenas pude ver la polla de este ultimo, el mismo me agarro de la cabeza haciéndome tragar su polla pero para mi sorpresa esta vez me entro entera, tenia algo de vello pubico y sus pelos me hacían cosquillas y me costaba respirar con su polla enterrada en mi garganta.

“Eso es, se la ha tragado hasta el fondo”

“Follatela, follale la boca a esta cerda que se ha comido entero tu rabo” le dijeron al unísono el gordo y el musculitos al que tenia su polla en mi garganta.

No se hizo de rogar, me sujeto la cabeza con ambas manos y comenzó a moverse violentamente, no dejaba que su polla saliese del todo de mi boca pero apuraba casi hasta el final de la misma.

Me la metía tan profundamente y con tanta fuerza que mi nariz chocaba contra su tripa pero no me provocaba arcadas como cuando Marcos me obligo a tragar su polla.

Por fin la saco dejándome respirar de nuevo, con la boca chorreando saliva, pude ver que su polla no debía medir mas de 12 centímetros, por eso me había sido tan fácil tragármela entera.

“Seguro que no te lo pasas tan bien con tu marido” me decía el delgaducho volviéndome a follar la boca.

“No descuides a mis amigos Maribel, o tu culito lo pagara” me dijo Marcos

Mientras el delgaducho me follaba la boca yo me esforcé por sujetar las pollas del gordo y el musculitos y comenzar a pajearlas con fuerza.

“Muy bien Maribel, eso esta mucho mejor, ves como tu puedes con todo, desde aquí se te ve bien chupando una polla y meneando otras dos”

“Me voy a correr en tu boca zorra” me dijo el que me follaba la boca

“De eso nada, esa boquita aun no ha sido estrenada, podéis hacerlo en su cara” dijo Marcos

“Vale tío, como tu digas, yo estoy a punto”

“Joder tío, yo también” dijo el musculitos

“Esperarme, esperarme” dijo el gordo soltando mi mano de su polla y pajeandose el mismo con furia.

Los otros hicieron lo mismo y pronto el circulo de chicos se pajeaba con fuerza y rapidez frente a mi cara, yo sabia que no podía escapar de ahí así que me limite a cerrar nuevamente los ojos y la boca y esperar.

No pude contar los chorros pero cuando terminaron y yo abrí los ojos Marcos me dijo que me podía ir a limpiar, fui hasta el baño y me encontré con que mi cara era una mascara de semen, no había prácticamente una parte de mi cara donde esos cabrones no se hubieran corrido.

Me estaba limpiando la cara en el baño cuando escuche las llaves en la puerta de casa.

“Hola Mam… vaya chicos, ¿que hacéis vosotros aquí?”

“Habíamos venido a buscarte colega, ¿te vienes a la bolera con nosotros?”

Mi hijo había llegado a casa pero por la conversación que estaba oyendo aquellos hijos de puta se debían haber vestido antes de que mi hijo entrara en casa.

“Bueno chicos, nose, tengo que preguntarle a mi madre”

“Tranquilo por eso tío, ya hemos hablado con ella y la hemos convencido”

“Bueno entonces…”

“Venga, nos vamos entonces, ADIOS MARIBEL, JORGE YA HA VENIDO Y NOS VAMOS CON EL A LA BOLERA, YA NOS VEREMOS OTRO DIA”

Saque fuerzas de donde pude y respondí desde el baño

“VENGA CHICOS HASTA LA PROXIMA…”
comentarios a amadecasamari@hotmail.com



Más Relatos Eróticos



Relatos Eróticos

Autosatisfacción
Confesiones
Control Mental
Cybersexo
Dominación
Fantasías
Fetichismo
Filial
Gays
Lesbianas
Infidelidad
Intercambios
Interracial
Jovencitas
Maduras
Maduros
No Consentido
Orgías
Primera Vez
SadoMaso
Sexo Anal
Sexo Oral
Transexuales
Voyerismo
Zoofilia
Otros


Ligar y Conocer Gente

- Hombre busca mujer
- Mujer busca hombre
- Gays
- Lesbianas

- Chat
- Webcams
- Amistad
- Cybersexo


Nube de Tags

horoscopo juegos gratis musica noticias monografias casino tarot directorio de blogs tests interpretación de sueños conocer gente peliculas online empleos poker angeles consultorio sexual becas diarios de viajes anime clasificados chistes fotolog videos online monografias