LE ENSEÑÉ A LA HIJA DE MI PATRON



Por GALENO ARDIENTE

Trabajé con el doctor por espacio de tres años hasta que me fui a hacer mi servicio social. Pude disfrutar del culito de lupita, la enfermerita a la que inicié sexualmente y con quien duré cogiendo casi el mismo tiempo que laboré ahí, y con la esposa del patrón, una sensual mujer en los 40, muy bien conservada y a la que el patrón no se la cogía como debía ser por alguna razón, aunque por ahí se rumoraba que el era homosexual, y créanme que coger con la señora fue toda una experiencia, ya que era esa mezcla perfecta de madurez y sensualidad que hace que aun el hombre mas experto se de cuenta de que no se las sabe de todas, todas, y que cada mujer es excepcional por si misma.

Pero lo importante es que estaba Paty, la hija del patrón, que en ese entonces tenia 14 años, una preciosa morenita con senos incipientes, muy agradable y con una coquetería innata y que mas de una vez demostraba tener curiosidad por todo lo que fuera sexual y como Lupita, mi amante, tenia en ese tiempo 18 años, la diferencia era poca entre ellas, y la chica platicaba con lupita sobre lo que ésta y yo hacíamos en la cama, y aunque Lupita no aceptaba que cogíamos, de alguna manera la chica lo intuía y se le despertaba el morbo… por cierto algo muy común a esa edad.

Una noche en que Lupita y yo estuvimos cogiendo muy sabroso en su cuarto, mientras el patrón y su mujer se habían ido a una fiesta de laque regresarían de madrugada, terminamos de coger y como el baño estaba al otro lado del pasillo, salió primero Lupita a echarse un baño y, mientras, yo me quedé acostado, esperando el regreso de mi amante… cuando sin avisar y sin hacer ruido, entró al cuarto Paty, y como me agarró de sorpresa, no tuve tiempo de taparme y Paty me vio completamente desnudo, con mi verga si bien ya no con una erección franca, si con esa rigidez media que da el tener, como en ese entonces yo los tenia, apenas 24 años.

Me tapé lo más rápido que pude y Paty se empezó a reír mientras me decía, en voz baja, burlándose un poco, como la niña que era en realidad:
-Hummm, ya te vi, ya te vi… ¿No que no eran novios Lupita y tú?... Mira, déjame esperar a Lupita para demostrarle que es una chismosa y luego me voy… ándale, no seas malo, además, ya sé lo que están ustedes haciendo… ¡Estaban cogiendo!
Me inquieté mucho, lo confieso, y mas porque Lupita no tardaría en regresar y no sabia bien cómo iba a reaccionar de verme ahí, desnudo bajo la sabana y a Paty frente a mi, jugando prácticamente. Le dije que se fuera a su cama y que al otro día platicaríamos, y ella, con aire de seriedad, me dijo:
-Mira, me voy pero con una condición… tu dices si me cumples… ¡Prométeme que me vas a enseñar a besar como vi que besabas a Lupita! Si no lo haces me quedo a fuerza y además, les cuento a mis papás lo que vi que hacían.
-Está bien Paty, mañana te platico lo que quieras pero por favor… vete a tu cama… ándale, por favor… no vaya a ser que tus papás lleguen y te vean aquí conmigo- y la empujé casi para que se fuera del cuarto pero ella, traviesamente, aprovechó para agarrarme la verga y me la apretó, inocentemente casi, pero era obvio que con todo eso yo había perdido la erección y no supe que hacer cuando ella se fue corriendo a su habitación a la parte de atrás de la casa y en ese momento oi que la puerta del baño se abría y lupita salió envuelta en una toalla.

-¿Qué te pasa, pareces asustado? –me dijo Lupita apenas entró al cuarto y aunque yo también me iba a bañar, preferí quedarme ahí para ver si la chamaca regresaba o no, y Lupita se acostó a mi lado y empezó a acariciarme de nuevo, a masturbarme como ella sabia hacerlo, y luego se puso de espaldas para ponerme las nalgas, esas hermosas y grandes nalgas que tenia, contra mi verga que, quiérase que no, empezó a recobrar el vigor, y al final volvimos a coger bastante rico… aunque mi mente no estaba en el culo de lupita sino en lo que había yo sentido cuando Paty, la niña, la hija de mi patrón, me había dado ese apretón de verga… y es mas, al venirme de nuevo en la panocha de Lupita, hasta esta se sorprendió porque por lo regular mi segunda eyaculación era menos abundante que la primera y así me lo hizo notar, a lo que le respondí que era porque ella estaba tan caliente y era tan hermosa que de plano me había dejado con la piernas temblando, y solo sonrió cuando por fin se quedó dormida en mi brazo… mientras yo no dejaba de pensar en Paty y en lo que platicaría con ella al día siguiente.

Al otro día era sábado y como los patrones se habían desvelado, la señora me dijo, después de haber tocado la puerta de la habitación en la que me quedaba en el sanatorio:
-Mira, por favor quiero que lleves a mi hija a su clase de natación y además, quiero que la esperes, porque es solo hora y media… ya le avisé al doctor y dice que te da permiso… mira, te doy este dinero para que desayunes mientras esperas a Paty.
Me levanté y después de echarme un año rápido salí y vi a Patricia muy linda, enfundada en un traje deportivo de color azul cielo que dejaba entrever un par de lindas y paraditas nalgas de adolescente y además, sus senos de adolescente también se mostraban coquetamente con el famoso trajecito. Le dije que se veía linda y ella, coquetamente, solo me dijo:
-Gracias, por llevarme a… nadar; Mi papá no se resistió a mi petición y te dio permiso para que me lleves a… nadar… además de que tu ofreciste que me ibas a enseñar… otras cosas… anda, no pongas cara de sorpresa, y vámonos ya.

Salimos del sanatorio y apenas subimos al coche, Paty me dijo, con esa mezcla de ingenuidad y coquetería:
-Mira, no quiero que me lleves a nadar, prefiero que me lleves a pasear, quiero platicar contigo… créeme que no pude dormir bien después de lo que vi… y lo que te hice.
-Yo tampoco pude dormir, y es que tu eres demasiado traviesa… ¡Mira que de verdad me sorprendiste!
-Bueno, si no dormiste fue porque escuché que te estabas cogiendo a Lupita otra vez, y los he visto hacerse cosas ya tiene tiempo y me gusta verlos, créemelo, pero por eso me decidí anoche, al ver que ella se levantaba a orinar y a bañarse, para que tu supieras que lo sabia todo y que quiero que me enseñes a besar.
-Tu estas chica todavía, Paty, y ya llegara tu tiempo…no te apresures, además, yo ya estoy grande para ti, tu debes andar en su momento con un chico de tu edad.
-No, lupita no me lo dice con claridad pero casi me ha dicho que besas muy rico y quiero que me enseñes… nada mas a besar, no vayas a creer que quiero coger contigo.

Busqué dsitraerla pero la niña no quitaba el dedo del renglón y en un semáforo se repegó a mi, y volvió a apretarme la verga que por la platica ya estaba algo dura y se rió con malicia mientras me decía:
-mira, ya se te paró… eso quiere decir que te gusto… ¡Ándale, vamos a algún lugar donde podamos estar solos… además, venimos en el coche de mi papá y mas bien pareces mi hermano… nadie va a sospechar nada,,, llévame a algún lado… a donde hayas llevado a Lupita… ¡Porque no me vas a negar que se han ido por ahí a coger a donde nadie los mire o los oiga!
-Bueno, pero solo un ratito, no vaya a ser la de malas que tus papás te busquen en la clase de natación y ¿Qué les vamos a decir? –Dije, y dirigí el coche hacia uno de los moteles que hay en la Calzada de Tlalpan, muy cerca de la escuela donde Paty estudiaba la secundaria.

En el camino ella se mantuvo seria pero con su mano acariciaba mi verga que ya estaba durísima de verdad, y entramos al motel. Después de pagar, con el dinero que la madre me había dado, entramos los dos a la habitación y Paty estaba curioseando todo el lugar, la TV enorme, el baño, la cama, y al fin chamaca, se subió y empezó a brincar en la cama mientras se reía y me decía:
-Hummm, aquí se debe besar muy rico y todo lo demás… ¿Ya trajiste a Lupita aquí? ¡Se han de ver chistosos cogiendo aquí en esta camota y con tanto espejo.
Me senté a verla jugar, como niña que era o al menos lo era en cuanto a la edad, porque técnicamente estaba con una adolescente ganosa de saber lo que es el sexo.

Vino a sentarse a mi lado y comenzamos a besarnos primero muy simplonamente pero la chica deseaba aprender y comencé a besarla con mucho cuidado, lentamente, y lógicamente su cuerpo empezó a reaccionar, a que respiraba mas rápido, suspiraba, se ponía colorada y de manera instintiva abría la boca para que mi lengua entrara en ella y se entrelazara a la suya, mientras mis manos solo tocaban sus mejillas, su cabello, la nuca, y el cuello, y esas partes erógenas comenzaron a cumplir su función, de manera que ella solita se fue quitando la chamarra deportiva y pude ver que debajo llevaba puesto el traje de baño, un lindo bikini de color miel que contrastaba con lo morenito de su piel de adolescente.

Luego, con sutileza, lleve mis manos a su cintura y ella se medio levantó y ella misma buscó zafarse en pantalón y comprobé que ya sus nalgas y su vientre no eran precisamente los de una niña, porque apenas se quitó el pantalón, me obligó a poner mi mano en su pubis cubierto por el traje de baño y Paty abrió las piernas dejándome explorar su vagina, cubierta de un vello suave y palpé sus labios mayores, unos labios bien desarrollados, ya que esa chica ya tenia mas de un año de estar menstruando y su cuerpo estaba perfectamente desarrollado, y era bellísimo de verdad.

Ella solita se bajó el calzón del bikini y zafé el sostén dejándola completamente desnuda.
Nos seguimos besando bastante tiempo y le hice el sexo oral con reverencia, ya que era SEÑORITA. Le dije que haríamos de todo menos coger, o sea que no se la metería porque eso solo debía hacerlo siendo mayor. Ella insistía pero le dije que se podía hacer todo menos METERSELO porque entonces su cuerpo se deformaría y se pondría fea, que ya habría tiempo y ella aceptó de mala gana.

Hicimos un 69 a insistencia de ella y pude ver que la chica mamaba riquísimo de manera instintiva y en ese momento pude ver el himen integro al fondo de su vagina. Luego ella me pidió que me sentara y me la mamó delicioso mientras me sobaba los huevos. Le pregunté donde o cómo había aprendido tanto y ella, sonriendo, me contestó que lo había visto en unas revistas que sus papás tenían en su recamara. Por fin, después de haberle sacado varios orgasmos y de haberla besado en todos, absolutamente todos los lugares de su cuerpo, ella me masturbó y mamó la verga hasta que eché mi semen en su cara y ella, apretándome la verga, se reía con inocencia casi, como una niña que hubiera hecho una travesura.
Regresamos a su casa y seguí ENSEÑANDOLE TODO LO DEL SEXO pero cuidando de no cogérmela… y Paty aprendió muy bien, debo decirlo, ya que según supe, a los 17 años ya era una experta sexual.

La volví a ver cuando ella tenia 18 y, mientras me daba un beso en la mejilla, me dijo en voz baja, por estar presentes sus papás:
-Ahora ya me puedes ENSEÑAR REALMENTE TODO… TENGO GANAS, MUCHAS GANAS DE HACERLO CONTIGO… -y dos días después la invité a salir al cine…aunque en realidad la llevé a un motel… y de verdad creo que yo fui el que aprendí mas esa tarde de Motel.

mi correo es galenoardiente@yahoo.com



Más Relatos Eróticos



Relatos Eróticos

Autosatisfacción
Confesiones
Control Mental
Cybersexo
Dominación
Fantasías
Fetichismo
Filial
Gays
Lesbianas
Infidelidad
Intercambios
Interracial
Jovencitas
Maduras
Maduros
No Consentido
Orgías
Primera Vez
SadoMaso
Sexo Anal
Sexo Oral
Transexuales
Voyerismo
Zoofilia
Otros


Ligar y Conocer Gente

- Hombre busca mujer
- Mujer busca hombre
- Gays
- Lesbianas

- Chat
- Webcams
- Amistad
- Cybersexo


Nube de Tags

horoscopo juegos gratis musica noticias monografias casino tarot directorio de blogs tests interpretación de sueños conocer gente peliculas online empleos poker angeles consultorio sexual becas diarios de viajes anime clasificados chistes fotolog videos online monografias