Como le fui infiel a mi esposo



Por Leona

Cuando le fui infiel a mi esposo
Hola, soy Lucero, les voy a comentar como le fui infiel a mi esposo, tengo un esposo agradable, del cual estoy enamorada, vivo satisfecha en todos los aspectos. En el terreno sexual mi esposo es único, cubre mis necesidades y más, no hay día en que no me quiera coger, por cierto coge muy rico, debo agregarle que para el sexo oral es extraordinario, cuando me mama el clítoris me arranca innumerables orgasmos hasta que quedo desfallecida.

Aun con todo esto en una ocasión le fui infiel, antes de decirles como llegue a esto, continuare relatando algunos antecedentes de mi vida sexual. En día que íbamos en carretera, mi esposo manejando se me antojo mamarle la verga, que por cierto para mi es enorme mide alrededor de 19 centímetros, así que le baje el ziper del pantalón y saque su pene, se lo empecé a acariciar, mi mano subía y bajaba por el grueso tronco, pronto estaba como me gusta bien parada, con su cabezota brillante, desafiante, parecía una serpiente buscando atacar.

Mmmm quería que me atacara a mi, me agache sobre ella y la devore, mi boca subía y bajaba me lo estaba cogiendo con la boca, extendió una mano y me tomo de las nalgas, me las empezó a frotar, yo llevaba puesta una minifalda, así que iba mostrando las nalgas, mi esposo me dijo te ves súper, deslizo mi tanga, para insertar un dedo en mi culito, ardiendo le chupe con mas ganas su vergota.

Mientras le mamaba la verga continuábamos deslizándonos por la autopista, el tenia un dedo ensartado en mi culito, que rico y apretado culito tienes me decía, en eso rebasamos un autobús seguramente me vieron chapándole el pene, además de deleitarse con mi culito porque nos tocaron el claxon, esto nos calentó más, mi esposo me dijo ves que estas muy buena, dejaste con las ganas a mas 20, me imagino deben estar con la verga parada, uno que otro se tendrá que masturbar.

Eso me emociono bastante me imagine a varios varones pensando en mi culito y masturbándose, mi mente voló y los imagine frente a mi jalándose la verga, vergas de varios tamaños y grosores, huevos enormes, cuando cogemos mi esposo me pregunta que me gusta de los hombres, le digo que sus huevos que sean grandes y peludos, sus nalgas duras y que sean de manos grandes.

¿Crees que les haya gustado? vamos a rebasar otro autobús y disminuiré la velocidad para ver la reacción de los pasajeros me dijo, en escasos minutos estábamos rebasando otro autobús, me puse roja, trate de cubrir mi culito con la minifalda pero no me dejo por el contrario separo más mis nalgas y bajo mi tanga y me introdujo la mita de su dedo, cubrí mi rostro hundiéndolo entre sus piernas, me trague toda su verga, mientras pasábamos lentamente el autobús para llamar la atención de los pasajeros.

Entonces me dijo ya pasamos, solté su pene y levante la cara mi sorpresa fue que aun no terminábamos de rebasar el autobús, vi la cara de asombro de varios varones, algunos desde dentro aplaudían, me lanzaban besos, creo que es cierto les agrado mi culito, ya son mas los que estarán pensando en mi culito y masturbándose pensando en ti hasta venirse me dijo.

¿Te gustaría sentir otra verga? Más bien quiero que te cojas otra verga, no supe que contestarle en ese momento, creí que era parte de las fantasías que a veces hacemos, pero creo esta vez lo estaba diciendo en serio, ¿estas bromeando o me estas invitando a a que tengamos una fantasía? Bien sabes que me encanta la verga tú me enseñaste a gozar, es en serio cuando lleguemos a nuestro destino buscamos alguien de tú agrado y te lo coges, no, no, estoy feliz con la tuya le dije, para darme valor y dejar de pensar en esa idea, que ya empezaba a inquietarme.

Al llegar a nuestro destino nos hospedamos en un hotel apara adultos junto a la playa, sabíamos que en ese lugar contaba con playas nudistas, eso aumentaba el erotismo del lugar, y mi erotismo propio, me desnude rápidamente hasta quedar en minúscula tanga, me abrace de mi esposo mis manos buscaron sus huevos a los que les di masaje suave, después se los fui presionando, le encanta que le haga esto, me arrodille para mamarle nuevamente la verga, mi esposo aguanta bastante puedo pasar horas mamandosela y no se viene.

Cogeme le dije, dame verga, mucha verga, lléname de tú leche tibia, mmmmm es deliciosa, me gusta tomar la lechita caliente de la verga de mi marido, el empezó a cogerme por la boca, le encanta meterla y sacarla, así me estuvo cogiendo durante más de media hora, cambiaba de ritmo a veces lento a veces rápido, yo aprovechaba para apretarle las bolas, cuando por fin me saco la verga aproveche para pedirle que me cogiera por atrás.

Tomo su pene entre sus manos y empezó a masturbarse lentamente, desde que lo conocí me cautivo la forma en como se masturba me tiene fascinada, es único, ver la cabezota brillante de su verga hasta parece que le va a estallar, luego empezó a mover su mano subiendo y bajando rítmicamente, lento, rápido, me mantiene en suspenso esperando ver brotar su leche espesa y tibia, solo con esto me arranca orgasmos intensos, me vine abundantemente, admirando su monumental verga.

Me coloque en posición de a “perrito”, levante las nalgas para recibirlo y permitir que me metiera toda su hermosa verga, cuando coloco la cabezota sentí que me quemaba, lentamente fue metiéndola, a el le encanta ver como su pene se desliza por mi vagina, me metió y saco su verga cientos de veces, tenia la vulva hinchada por la verguiza que me estaba dando, a mi mente vino la idea de tener otra verga en mi cuerpo, así que empecé a fantasear imaginando a los pasajeros de los autobuses que rebasamos en la carretera.

Los imagine a todos frente a mi con su enorme verga masturbándose observando mi culito, inconcientemente sacaba mi lengua para alcanzar esas cabezotas y lamerlas, quería probar su leche mmmmmm, nuevamente me vine abundantemente mojando el piso, mi esposo exploto llenándome de leche que escurría por mis muslos hasta llegar al piso.

Cuando me la saco aun la conservaba parada, y de cabeza aun seguía brotando semen ansiosa le succione la verga para extraerle lo que había quedado debo decirles su leche sabe a piñon, recordé que fue el que me enseño a tomarle gusto y placer al sabor también me guío hasta hacerme según el la mejor mamadora del mundo, me hizo una mujer de mundo sin barreras ancestrales, aprendí el momento justo de decir cogeme, dame verga, sin que suene vulgar sino más bien sensual, erótico, se recostó y me dijo te amo, voy a bañarme y dormir un poco.

Si le conteste, mientras voy un momento al bar allá me alcanzas, ve me dijo, me puse Top y una minifalda sin tanga, mientras me dirigía al bar por mis muslos seguía escurriendo lechita que recogí con mis dedos y me los lleve a la boca, mi vagina continuaba ardiendo, de mi mente no lograba alejar la idea de tener otra verga, incluso continuaba imaginado a varias vergas masturbándose para mi, el bar era un espacio muy agradable, exótico, eso me calentó más.

Me ubique en la barra y pedí un Blue Lagoon, después otro, otro, estaba tomando la tercer copa cuando tres hombres muy varoniles se acercaron a mi, hola me dijeron, hola como están les respondí …..Aunque me conteste ¡están bien buenos!….¿que tomas? Me preguntaron, Blue Lagoon esta belicosa, ¿gustan? Su ve como tú me dijeron, ¿como? Les pregunte, misteriosa, exótica, rica, apetecible, ¿todo eso me veo? Si me contestaron, pedimos otras copas de la misma bebida, platicamos de ellos, de donde venían.

Argentina, Venezuela, Uruguay, decidimos cambiarnos de la barra a un espacio que parecía un privado con sofá, ahí estábamos más cómodos, me senté entre Javier y Héctor y Omar quedo frente a mi, que no apartaba su mirada de mis piernas, me sentí halagada, deseada, debo decirles que tengo piernas muy hermosas y bien torneadas, que terminan unidas en una pequeña y deliciosa vulva cubierta por rizados pelitos pubicos.

En reciprocidad de vez en cuando separaba mis muslos para mostrarle mi caliente vulva, de reojo observe como se frotaba el pene por encima del pantalón, pronto tenia un tremendo bulto, todo transcurrió tan rápido que no opuse resistencia cuando Javier y Héctor me rodearon con sus brazos, sentí sus manos recorrer mis muslos, unas manos grandes, muy varoniles, inconscientemente pensé que así tendrán de enormes sus penes, Omar que estaba sentado frente a mi seguía frotándose la verga por sobre el pantalón, se me antojo ayudarlo.

Me deje llevar por el momento y busque los penes de Javier y Héctor que estaban junto a mi, mis hábiles manos pronto liberaron a las hermosas vergas, me derrito de solo poder describírselas, curvas hacia arriba, muy cabezonas, gruesas, rodeadas de venas, huevos cubiertos por pelos rubios, realmente eran monumentales, en ese instante me parecieron mucho más deliciosas que la verga de mi esposo, mi esposo recordé, jamás le he sido infiel y ahora lo estaba haciendo.

Sin embargo me sentí plena, me excite más, con las vergas entre mis manos empecé a masturbarlos, quería sacarles la leche, se me hacia agua la boca por probar el sabor de otras leches, así que me incline y metí hasta el fondo una a una, mientras le daba masaje a sus huevos, Omar se saco la verga y se acerco a mi, me froto su vergota en el rostro, mi vagina escurría mezcla de la leche de mi esposo y mi propia lechita, me estaba viniendo nuevamente, no solo tendría una verga más, tendría tres.

Ahí mismo uno de los chicos se inclino separo mis piernas y empezó a mamarme la vulva, su lengua se introdujo como un pene en mi vagina, entraba y salía, esta deliciosa me dijo no supe si se refería a la leche de mi esposo o la mía, acelere mi mamada sobre cada una de las otras dos vergas, no se vengan quiero que me cojan los tres, me monte sobre la verga de Javier y dirigí mi vulva a su enorme pene, no me ensarte de inmediato fui bajando lentamente alargando ese momento en estaba por cogerme otra verga que no era la de mi marido.

Cuando al fin me ensarte exhale un enorme suspiro, que sensación, han pasado los días y aun no puedo describirla, no se si era la verga de Javier o era mental porque le estaba siendo infiel a mi esposo y lo estaba disfrutando, me estaba gustando, no se que era, pero sentí descomunal esa verga dentro de mi, me vine de inmediato, mi leche empezó a escurrir por huevos de Javier, esto al parecer alentó a Héctor y Omar.

Porque sentí como unas manos grandes separaban mis nalgas buscando mi ano, casi doy un salto cuando sentí como me lamían el ano, pare las nalgas para facilitarle la lamida, Héctor me tomo de las caderas y sentí la cabeza de su verga tratar de introducirse junto con el pene de Javier, volví a levantar el culito invitándolo para que penetrara en mi ano quería ensarte de un solo golpe toda la verga, debo decirles que a mi esposo solo le he permitido que meta la cabeza de su pene, ahora estaba dispuesta a recibir todo, me estaba portando muy puta.

Mi sorpresa fue que me ensarto por la vagina, tenia la verga de Javier y Héctor clavadas en el mismo sitio, suspire llena de dicha no se como no lo había intentado antes, es una sensación única, lo estaba gozando, no había dolor solo placer, mi vagina recibía una y otra vez esas vergas gruesas, mi vulva estaba distendida al máximo por momentos pensaba que la iban a desgarrar, era tanto el placer que recibía que mi vulva encantada se distendía amoldándose al grosor de ambos penes.

Movía mi culito de atrás hacia delante para tenerlas totalmente dentro de mi, sus cabezas tocaban mi útero, esto me calentó tanto que mi vocabulario se volvió duro ¡así cabrones cojanme duro! ¡quiero mucha verga! ¡más, más duro, duro, más, más verga! ¡Quiero sentir su leche ardiente! cuando más lo estaba disfrutando Omar me tomo por las nalgas, y sentí como la cabeza se vergota luchaba por penetrar por mi estrecho ano, sorprendida deje que deslizara su tremenda verga.

No me dio tiempo ni de parar el culo para relajarme, ¡tenia tres vergas cogiendome duro! lejos de sentirme lastimada, me sentí única, no cualquier mujer tiene tres vergas como estas para ella sola, nuevamente cientos de veces entraron y salieron de mi, gemía y gritaba, así cabrones no se vayan a venir, quiero mucha verga, muevanse rápido, duro, duro, pártanme, mmmmm, que rico, más, quiero más.

Ahora, vénganse conmigo, los primeros en venirse fueron las vergas de Javier y Héctor que tenia en la vagina, parecía que nunca terminarían sus penes eran un manantial de semen, después de unos segundos resbalaron por mi vulva completamente flácidas, antes había contraído mis músculos vaginales para sacarles toda la leche, la verga de Omar que tenia en el ano seguía dando batalla entraba y salía, cuando sentí que se venia apreté el anillo de mi ano.

Así lo retuve unos segundos hasta que su verga se inflamo toda y descargo todo su semen en mi recto, contraje el anillo de mi ano unos segundos más, Omar gritaba de emoción, cuando lo solté de mi ano escurrió una gran cantidad de leche, que bárbara dijeron eres única, coges como nadie, ¿Dónde dejaste a tus amigas? No vengo con amigas, vengo con mi esposo, oooohhhh, ¿donde esta?, descansando, sus penes están muy hermosos, tal como mi esposo me a dicho que algún día me cogeria.

Me acomode la minifalda, pedimos una copa más y brindamos ¡salud por tan lindas vergotas! seguimos platicando cuando llego mi esposo, justo a tiempo porque seguía muy caliente con unas ganas enormes de seguir cogiendo, se sentó junto a mi, le presente a mis amigos, estaba muy sonrojada creí que se daría cuenta, pero el atribuyo el color de mis mejillas a las copas, benditas copas me dije, mis amigos se despidieron de mi con un beso en la mejilla, mi esposo me dijo que creo que interrumpí algo, te comían con los ojos, más bien te cogian con la mirada, son imaginaciones tuyas, mejor vamos a la habitación y cogeme tu, sabes que solamente me encanta tú verga.

No hay nada mejor en la vida que disfrutar de coger y ser cogida, en mi caso súper cogida, por el momento no le daría nada a mi esposo, se que el momento va a llegar y el se va sentir orgulloso de mi, a veces me dice que si hubiera un concurso para ver quien es la más cogelona me inscribiría y yo seria la ganadora, cuando hacemos alguna fantasía me pide que tome el papel de Cleopatra porque se coge a cientos de soldados de su ejercito a mi fascina el papel y lo vivo intensamente hasta siento que de mi vagina y culito escurren litros de leche, bueno pronto mi esposo me dará mas, verdad que soy bien puta



Más Relatos Eróticos



Relatos Eróticos

Autosatisfacción
Confesiones
Control Mental
Cybersexo
Dominación
Fantasías
Fetichismo
Filial
Gays
Lesbianas
Infidelidad
Intercambios
Interracial
Jovencitas
Maduras
Maduros
No Consentido
Orgías
Primera Vez
SadoMaso
Sexo Anal
Sexo Oral
Transexuales
Voyerismo
Zoofilia
Otros


Ligar y Conocer Gente

- Hombre busca mujer
- Mujer busca hombre
- Gays
- Lesbianas

- Chat
- Webcams
- Amistad
- Cybersexo


Nube de Tags

horoscopo juegos gratis musica noticias monografias casino tarot directorio de blogs tests interpretación de sueños conocer gente peliculas online empleos poker angeles consultorio sexual becas diarios de viajes anime clasificados chistes fotolog videos online monografias